Rediseño del Museo del diseño de Barcelona.
El logo se ha generado a partir de sintetización de fachada que caracteriza al edificio y con ella se potencian las cuatro esquinas donde cada una de ellas se refiere a un ámbito especifico del museo: diseño grafico, interior, producto y moda.
Así pues toda la identidad se realiza jugando con esas cuatro esquinas.